domingo, junio 11, 2006

Le arreglo su persiana?



Tocan el timbre....
corro medio dormida a ver quien es...
una voz aguardientosa me dice que si quiero que me arreglen mis persianas... y lo curioso es que aunque no tengo, le digo que si...

Un hombre barrigon, de apelativo Heliotropo de ojos color caoba entra a mi casa... se sienta en mi silla, y mira a su alrededor extranado... me parece que buscaba mis persianas... no las encontro... Suspiro... y me invito a sentarme... en mi silla junto a el.

Nos miramos... el miro a su alrededor...

Yo le pregunte si el creia en Dios...???

El me contesto que no... y me regreso la pregunta...

Yo le conteste que si...

Me miro una vez mas... y se levanto... se paro, y se fue por donde vino...

Esto nunca paso...

Esto solo lo traigo dentro de mi cabeza de momento porque alguien en realidad me toco el timbre hace unas semanas y me dijo "Soy Ernesto, arreglo cortinas y persianas", yo le dije "No gracias, no tengo ni cortinas ni persianas"... y llegue a la conclusion de que a veces la gente se une por necesidad... unos arreglan y otros necesitan ser arreglados, y me puse a pensar en Dios... sera que necesitamos a Dios para que nos arregle nuestras persianas??? y a veces no lo necesitamos, no precisamente porque no tengamos las persianas rotas sino porque simplemente no tenemos persianas .... y no las necesitamos...

Y que se yo...


Creo que esto no tiene sentido...

La necesidad... crea una oportunidad???

Fui al cine y me cayo indigestivamente mal la pelicula que vi... creo que necesito un ducha de agua fria para quitarme el dolor de cabeza...

Estoy.... pensando en que necesito comprar unas persianas por si algun dia alguien necesita venir a repararlas de nuevo... No sea la de malas y me tenga que negar de nuevo...

Buenas noches!

2 comentarios:

Laura dijo...

Y si, sí tiene mucho sentido...

A veces buscamos "ayuda suprema" para resolver poblemas que nos creamos por mantener apariencias, por querer covnencer a gente, por atavismos personales y creencias impuestas...

Y esas son las cortinas de nuestra vida. Las que no nos dejan ver la luz que emana de nosotros, la misma que nos hace más parecidos a las estrellas y el sol y la luna que a la vacuidad negra de los hoyos negros del espacio...

No pongas cortinas. Pregúntale al próximo que te vaya a pfrecer servicios de arreglar persianas o cortinas si no quisiera, en vez de eso, hacer otra cosa que complemente su oficio y se dedique, en cambio, a limpiarte las ventanas sin cortinas que ya tienes...

Muy linda reflexión!

Akire dijo...

pa su mecha! como dirian en mi querida veracruz!! pues que pelicula viste eh? jajajaja eres linda lo sabes?? te quero aunque tes loquita jejeje