martes, marzo 17, 2009

Chocolate blues...





En cuanto abrí la puerta estaba tu sonrisa esperando; sentado, mi corazón movía las piernitas sin parar como cuando uno espera a que le den una buena noticia. Estabas ahí!!!! de visita, y hacía tanto que no me veía en tus ojos... fueron horas, porque los 2 días que estuviste de paso no fueron completos, pero completaron la parte que me faltaba. En los columpios te soplé el corazón enterito sin pensar en lo que pudieras pensar y aproveché para echar un par de lagrimas al viento junto con un deseo color de aceituna por aquello de mi buena fortuna.

El día siguiente desperté con la novedad de que ella ya no queria continuar y los escalofrios que me dieron no se quitaron hasta que me tomé dos tazas de té verde caliente concentradas. Es una broma, me dije... la cosa no podría ser verdad, tan de repente... quien demonios apago la luz!!!!! En realidad la vida me había tomado por sorpresa...

Sentadita en el avión y agarrada hasta por las uñas aterricé y vi la ciudad de tu vida aparecer en la mía de pronto. Cuando salí te busqué sin llevar los lentes puestos pero tu sonrisa inconfundible me batió las alas de par en par. Entré en tu vida después de haber estado adentro por tanto tiempo pero sin estar. Y así se fueron los días... 2 no fueron suficientes y las convertimos en 3... semanas, no días... semanas llenas de inspiración y de cuentos nocturnos que nunca pudimos empezar... nuestras manos hablaban despiertas en la madrugada como un par de sordomudos conversando alegremente y la nieve caia sin cesar para apaciguar nuestras alegrias.

Regresa...

si???

seguro???

si...

pronto...

seguro???

si, regresa... (aplausos!)

Y así pasaron otras 3 semanas llenas con sus 7 días que suman 21 días de añoranza... de pensarte, de no verte y escucharte por las noches, de tratar de verte en el foco oculto de la camara obscura que me permitía mostrarte como mis ojos no podían parpadear por extrañarte... Cerré cajas con cosas que no importan más y abrí maletas donde puse las cositas que mas quiero para volver a sentarme en un avión... y cerré los ojos... respiré profundo y volé...

Al llegar y no verte me asusté pero tu sonrisa apareció de nuevo... la casualidad de nuestras vidas comenzó hace precisamente 3 semanas... parece que el 3 si me ha traido suerte en realidad, porque de 3 en 3 he llegado a donde despiertas todas las tardes soñoliento y perezoso... te gusta el azucar y te gusto yo, que cosa!!!!

Y aunque de a poco te entiendo mejor, tengo la seguridad de que siempre lo he hecho... te veo de reojo y veo una pizca de confusión en tu mirada, no te apures tanto a querer levantarte... hazlo de a poquito que así no te mareas, yo no tengo prisa, me acomodo en el balcón a tomar el sol en lo que tu te desentumes... la mar esta tranquila, la tempestad ha dejado revuelto el oleaje pero después de un rato la marea volverá a su curso natural... El corazón no tiene remedio, no puede dejar de latir.

Así que ya te cuento, el día que te encontré dormido a mi lado sin pesadumbre ni tristezas comprendí que es la primera vez que siento eso que tanto buscaba... TU FELICIDAD...

Que la música siga sonando y yo comiendo chocolate!!!! el que me trajiste hoy estaba taaaaan rico...

Vuelo...

3 comentarios:

Adijirja dijo...

Hacía tiempo que no leía un texto tan bueno... :))

Keziah dijo...

ehhha amiga me puedo imaginar tu felicidad y qeu bien escribesssss te qeuiro mucho extraño tu vozz amigaaaa tu risaaaa contarle tantas cosasass hoy viene dracula de visita un guay tambien le puedes decir la concha d etuy madre ajja besos ya te contare

Pajara Pinta dijo...

Adijirja: Muchas gracias... por el tiempo y por las palabras... tomese un limoncito y acomodese...

Kez: yo tambien te extraño mujer... la concha de que??? jajaja y mi hermana que tiene que ver en todo esto... me tienes que contar condenada!!!! suerte con el vampiro... o vampirazo???