miércoles, enero 11, 2006

Polvosas remembranzas


Por motivos de cambio de lugar, casa, jaula, nido u otro sustantivo sinónimizado para el mismo caso, ayer se inició una labor de revoltura de recuerdos; abrir cajas, sacar el contenido y minuciosamente, con una mezcla de frenesí y congoja, me puse a ver uno por uno libros, retazos, fotos, poemas, y chucheria y media que tenia ya un tiempo arrumbados en los rincones...

Me encontré con una caja de pandora llena de útiles e inútiles huellas de mi misma, de aquella niña y adolescente que solía ser. Me recordé estudiante inquisitiva, me reencontré poeta (he encontrado poemas originales del 96), me descubrí maniática proletaria consumidora de productos artísticos indecifrables, me recordé amiga y amante, me enojé al ver que descuidé con el pasar de los años situaciones irremediables llenas de líneas sin terminar, me extrañé inaguantablemente ingenua, me ví a travez de objetos, de dibujos, de frases, de libros de escuela, de sombras polvosas, de boletos de operas calladas y recuentos de exposiciones nunca visitadas, de mapas machacados lleno de huellas de cornettos de chocolate consumidos de madrugada, de clases de italiano y escarabujos infinitos en un alemán insaboro, postales echas papilla y productos caducos me abofetearon de un jalón el paso de los años en la cara (que descaro) y entre el polvo y las lecturas en mi cuerpo una reacción quimica se empezo a aderezar con una nostalgia maldita por aquellos años maravillosos donde yo era una barbie escolar que se disfrazaba de modelo de performance con adornos kitch de aquellos que Melquiades nos hacia contemplar en San Ildefonso en su gran afamada exposicion.

Usaba una mochila remendada y mucho mas atras uniforme de colegiala, azul marino con puños blancos. Andaba por la vida probando sonrisas de diferentes colores y desafiaba a la mujer de al lado con altanería insolente y una juerga desastroza pero que me siguen pareciendo un derecho irrevocable.

Me encontré las fotos de aquella boda donde las 5 eramos inseparables, recuerdo que lo volví a ver a él, en esa boda y no me gustó como bailaba, creo que ahí se rompio el encanto, pero mi amiga vestida de blanco se veía hermosa y los perfumes miniatura nos cayeron como anillo al dedo. Un itinerario Mexico-NY-Sttutgart me hizo estremecer al recordar una pesima Navidad y un peor año nuevo, el corazón echo pedazos ahogado en una copa de aeropuerto llena de vino blanco y la cara estupefacta de un frances con olor a rancio que oia mis llorares me alivianaron el regreso solo para encontrarme con un aeropuerto desierto (que triste es que ni un alma samaritana se apiade de una) y una cuenta de $200 dls. para poder llorar a gusto en mi cama (miren que el consuelo no es nada barato). Certificados con fotos antiguas que corroboran que no era mala estudiante y que pase sin pena alguna todos los grados que nos impone la vida para llegar a ser una persona educada...

En fin... todavia no termino, me faltan mas cosas que revisar y que enfrentar... cuanto polvo tienen mis recuerdos, será muy correcto el pensar que de ahora en adelante los pondré en bolsas hermeticas de tiempo... tal vez así me entienda mejor en algunos años...

El polvo que llena todas estos dias ya vividos, no impide que en mi cara se dibuje una sonrisa llena de alegría por haber vivido tan intensamente todo eso que ahora me hace esta marometa intempestiva de fuerza y voluntad!!!!

Ire a comprar un sacudidor porque ya me he puesto a estornudar sin remedio y en cada sacudida me desplumo...

5 comentarios:

Laura dijo...

MI PAJARITA QUERIDA!!!!
Qué delicia leerte tan conmovida, tan viva, tan optimista, tan aplomada, tan vivaz y tan entusiasta!

Serán coincidencias o vivimos vidas paralelas? Removí mi breve pasado en estos días. Y digo breve porque siento que esto no es sino "el principio del resto de mis días". Será que opinas alg o por el estilo?

Pero me sorprendió la cantidad enorme de chucherías incoherentes que conservaba y a las que me aferraba tratando de guardar recuerdos que, de todas formas, se me vienen igual por otras cosas. Tengo más de un "ancla" para los mismos recuerdos.

Boletas, uniformes, alfileres, borradores, lapiceros, zapatos, camisas, pantalones, zarcillos, collares... cosas con las que me identificaba pero con las que ahora difiero... todos han quedado a un lado para llevarme sólo lo que más quiero y lo que me puede servir para seguir con mi caminito...

las fotos, muchas, las quemé. Me quedé con algunas para no olvidar lo que fui y no repetir lo que no quiero ver más en mi vida.

Y el sacudidor te lo puedo prestar si lo necesitas! A la orde siempre como buen amiga!

Un abrazo gigante!

Andrea dijo...

Las mudanzas, vaya que te hacen "remover" recuerdos ..me gustó mucho tu post... felicidades por tu nuevo hogar!! :-)

Maricarmen Pizano dijo...

Felicidades Pajarita!!!!!
Me alegro mucho por tí, comparto tu emoción y te deseo lo mejor en esta nueva etapa que comienzas!
Que la conviviencia entre tus compañeras sea divertida y amigable siempre!

Un saludo con cariño,
Maricarmen.
:)

Akire dijo...

huuuy que tal, cuanta cosa no!! ese closet es como la dimensión desconocida, algún día terminaremos de salir de esa casa, yo creo que no, jejeje, suerte en la mudanza, yo odio las mudanzas y llevo 6 en un año ojala y ya me quede en un lugar te quiero

Gatita en el tejado dijo...

Bueno!!
Ahora que ya sabes quien eres y que quieres, ya estas armada!!!

El remover los escombros de una vida anterior solo nos hace re-afianzarnos a nuestra original escencia pero tambien nos ayuda a percibir el grado de madurez que hemos alcanzado.

No te pierdas de tí misma y no te sueltes otra vez.

Besos!!
E.R.